por Alejandro Méndez marzo 31, 2017

Bumping, extracción, taladro o ganzuado son las técnicas que más utilizan los cacos para acceder a las viviendas. Todas ellas atacan el mismo elemento: el cilindro o bombín.

Cada año se producen en España unos  120.000 robos en viviendas según datos publicados por el Ministerio del Interior. El avance de las técnicas empleadas por los ladrones y la antigüedad de la mayor parte de las cerraduras en los hogares españoles fomentan el incremento de este tipo de delitos (ver: El 80% de las cerraduras en España no son seguras, según la UCES).

Ante esto, ¿te has preguntado cómo pueden acceder a viviendas  manipulando la cerradura? ¿Conoces las técnicas de robo más habituales? Todas ellas guardan un punto en común: el cilindro, o bombín, como primer elemento que atacan los ladrones al ser la parte más frágil de la puerta. A continuación, te explicamos las principales técnicas de robo con una comparativa según duración, agresividad, ruido y experiencia necesaria.

Técnica del bumping

Es la famosa técnica del ‘robo limpio’, puesto que no deja rastro y, además, dificulta el cobro de las indemnizaciones del seguro. El 80-90% de las cerraduras instaladas en España son vulnerables al bumping.

En un principio el bumping era utilizado por profesionales cerrajeros para acceder a las viviendas en caso de pérdida de llaves o situaciones de emergencia. Sin embargo, esta técnica ha cobrado progresivamente otro uso y actualmente los delincuentes la utilizan con frecuencia para acceder a domicilios y negocios.

¿Cómo funciona el bumping?

El bumping es un método de robo sencillo, lo que deriva en que muchos ladrones recurran directamente a esta técnica. Solo requiere una llave especial y una herramienta con la que poder golpear como un martillo o un destornillador. Con esto, consiguen alinear los pistones y liberar el giro de la llave, accediendo así a la vivienda en cuestión de pocos segundos.

Sistemas de protección

Un buen cilindro anti-bumping incorpora pistones que se accionen por mecanismos no-mecánicos, como por ejemplo pistones magnéticos, ya que el bumping es una técnica basada en la energía cinética que se genera con el golpe.

Los cilindros con llaves de hoyuelos y pines telescópicos son más difíciles de manipular vía bumping, y si incorporan un sistema pistón-sobre-pistón, se complica muchísimo la tarea.

Técnica del snapping 

A diferencia del bumping, es un método agresivo que deja palpable la huella del robo. Según la policía británica, alrededor de un 25% de los robos en viviendas se comete siguiendo esta técnica.

Es la técnica más prevaleciente en el Reino Unido, y aprovecha una vulnerabilidad del cilindro de perfil europeo (el que tienen instalado el 95% de las puertas españolas). Lamentablemente se está poniendo de moda en España.

¿Cómo funciona el snapping?

El snapping es una técnica agresiva que consiste en arrancar literalmente el cilindro, partiéndolo por la mitad y exponiendo así el rotor para girarlo con un simple destornillador.

Sistemas de protección

Existen dos maneras de prevenir el robo por snapping:

  1. Instalando escudos de protección en la parte exterior de la puerta. Suelen ser soluciones caras y requieren de recortes en la puerta para empotrarlos.
  2. Instalando un cilindro con sistema de rotura inteligente (que parte por puntos planificados para evitar exponer el rotor) y sistema de bloqueo de rotación. Es importante que tu cilindro cuente con la certificación Sold Secure Diamond SS312, otorgada por la Federación de Cerrajeros del Reino Unido, u otra similar. En concreto, para obtener la SS312 es necesario pasar unas duras pruebas anti-snapping, realizadas por maestros cerrajeros de UK.

Técnica del drilling/taladro

El drilling, junto con el snapping, es otra de las técnicas de robo en la que los asaltantes recurren a la fuerza bruta. Aparentan emplearlo especialmente en viviendas alejadas de cascos urbanos. El motivo: evitar que los vecinos puedan percatarse del estruendo que conlleva.


¿Cómo funciona el drilling?

Con un taladro destruyen el canal del cilindro por dentro. Rompen completamente el sistema de pistones y consiguen acceder directamente a la pieza central (rotor) que controla la apertura. Con una herramienta, giran el cilindro y con él el rotor, abriendo así la puerta.

Al igual que el snapping, es un método agresivo que deja huella. Pero en este caso, genera mucho ruido  ruido, por lo que lo practican en áreas alejadas, chalets, casas… o bien controlando la presencia de vecinos. Los robos de este tipo suelen ser ‘relámpago’.

Sistemas de protección

Tu cilindro debe ser anti-taladro, mediante una serie de pines de un material más fuerte que la broca de un taladro, como el acero endurecido. Cuando taladren el canal del cilindro, estos pines no solamente deben impedir el avance del cilindro, sino que su dureza debe generar mayor ruido para alertar a los vecinos.

Además, el cilindro anti-taladro ideal está compuesto de materiales altamente resistentes como el molibdeno.

Técnica de la ganzúa/picking

El picking es el “arte” de abrir la cerradura manipulando los sistemas internos de bloqueo del cilindro con distintas herramientas, entre ellas una ganzúa. Requiere destreza por parte del ladrón y es considerada como una técnica de robo limpia.


¿Cómo funciona el picking/robo por ganzúa?

Con una ganzúa y otras herramientas, el ladrón manipula pistón a pistón hasta encontrar el “punto dulce” de cada uno. Según el tipo de cilindro, este procedimiento puede requerir de una gran destreza, paciencia y tiempo por parte del ladrón, aunque cabe destacar que actualmente existen herramientas eléctricas que facilitan la labor.

Sistemas de protección 

Escoge un cilindro con sistema de pistones circulares, a ser posible con sistema pistón-sobre-pistón y con pin magnético. Ello dificulta enormemente el trabajo del ladrón. Asimismo, tu cilindro debe incorporar pines anti-picking que bloqueen la rotación el cilindro en estos casos, y tus llaves deben ser incopiables.

Conclusiones

Por desgracia, desde que se desató la crisis económica en España, el número de robos en España se ha incrementado considerablemente. Casi todos conocemos alguien a quien le hayan entrado a robar. Es importante  ser conscientes de la relativa facilidad con la que los ladrones pueden forzar una cerradura si ésta se encuentra obsoleta.

Todas estas técnicas se centran en atacar el componente clave de la puerta: el cilindro, también llamado bombín, bombillo o cerradura. A lo largo del artículo hemos expuesto las características que debe tener un buen bombín para resistir estos ataques.

Avocet ABS® es el líder en el Reino Unido, y es recomendado activamente por la Policía Nacional de dicho país. Es  anti-taladro, anti-bumping, anti-snapping y anti-ganzúa. Además, sus llaves son incopiables, incorpora un pistón magnético y 22 pines de protección repartidos por todo el cuerpo del cilindro. Su  tecnología patentada Secure Cam™, que bloquea la rotación del cilindro en caso de ataque, así como sus dos secciones de rotura planificada son totalmente exclusivas de este cilindro, y no se encuentran en ningún otro en el mercado.

En Uplocks somos distribuidores oficiales de Avocet, y te lo ofrecemos a un precio realmente atractivo que permite a cualquier persona disfrutar de una alta seguridad y tranquilidad.

Alejandro Méndez
Alejandro Méndez



Otros artículos en Análisis

¿Cómo medir un bombín o cilindro?
¿Cómo medir un bombín o cilindro?

por Alejandro Méndez julio 03, 2017

Leer más
Comprar cerraduras: qué tipos de cerraduras para puertas existen
Comprar cerraduras: qué tipos de cerraduras para puertas existen

por Alejandro Méndez junio 07, 2017

Leer más
Comprar cerradura: lo que debes saber
Comprar cerradura: lo que debes saber

por Alejandro Méndez junio 07, 2017

Leer más
MANTÉNTE INFORMADO/A

Video para medir o instalar un bombín o cilindro de alta seguridad

Solo tardarás 5 minutos en hacerlo. Únicamente necesitas un destornillador y nuestro sencillo video.
Ya no tienes excusa para reforzar la seguridad de tu hogar tú mismo/a.